CAH
CAH
CAH
INICIO >> COLEGIO >>

MISIÓN Y VISIÓN

MISSION UND VISION



MISIÓN

Ofrecemos una educación binacional, intercultural, de inclusión social y con equidad de género, orientada al desarrollo de destrezas, valores y pensamiento crítico, formando estudiantes autónomos, responsables y solidarios, preparados para destacar por sus propios méritos  en un mundo de tecnología cambiante, en el cual puedan convivir con respeto y tolerancia.

 

VISIÓN

Ser líderes en una pedagogía binacional, fuertemente identificada con Ecuador y Alemania, que en un espacio de encuentro forma ciudadanos con valores y principios sólidos para una sociedad global.

 

VALORES

Los valores institucionales que fundamentan el accionar de los miembros de nuestra comunidad educativa, funcionan en forma sistémica, es decir, relacionados entre sí:

  • Solidaridad
  • Responsabilidad 
  • Honestidad 
  • Tolerancia
  • Respeto
  • Autonomía
  • Criticidad 
  • Conciencia Ambiental
  • Justicia

 

IDEARIO

La condición binacional del Colegio Alemán Humboldt determina que nuestra Institución construya su accionar a partir de dos realidades distintas que se encuentran, se alimentan mutuamente y se comparten en la vida escolar. Así, las culturas ecuatorianas y alemanas, la experiencia pedagógica de ambos países, y también sus valores, sus tradiciones, su idioma y sus cosmovisiones, se unen en nuestro Colegio y nos llevan a tener una mirada particular de la realidad.
De este encuentro surge nuestra práctica educativa, donde el centro es el estudiante. Su formación como sujeto crítico, respetuoso, y ético, responsable de sus propios compromisos.
Esta práctica se basa en unos fundamentos que determinan el accionar de directivos y docentes que van a  enrumbar todas sus actividades  institucionales, no solo las pedagógicas y didácticas, sino también las acciones administrativas, la convivencia dentro de la Institución y las relaciones con la comunidad.
Dichos fundamentos son:

  1. El respeto a la individualidad de todos los miembros de la comunidad educativa como sujetos que construyen su propio conocimiento y que con su propia perspectiva de la vida pueden aportar y participar en el devenir de la Institución.
  2. La convicción de que el mayor aporte que podemos hacer es la formación de ciudadanos capaces de conducirse a partir de juicios críticos debidamente argumentados, con opiniones propias, al tiempo que comprenden y respetan la compleja diversidad del mundo. Como consecuencia, la educación debe propiciar el dominio de medios para participar activamente en los procesos de formación, con cuestionamientos críticos y constructivos y con disposición colaboradora y respetuosa.
  3. La conciencia de que los deberes y derechos forman un solo sistema, y que la libertad es sinónimo de responsabilidad.
  4. La creencia de que la formación de valores se produce cuando los estudiantes se encuentran en un sistema que practica esos valores, sistema que se evidencia principalmente en la experiencia dentro del aula.
  5. La seguridad de que toda práctica ética se fundamenta en la criticidad del individuo, ya que ella implica el ejercicio de la libertad y la aceptación de la responsabilidad que cada sujeto tiene por sus acciones y por el efecto que estas tienen en sí mismo y en los demás.
  6. Una cultura de trabajo, en la cual la cantidad no equivale a la calidad y en la que la valoración del tiempo es una muestra de respeto hacia uno mismo y hacia los demás.
  7. La idea de que el esfuerzo individual se sirve de la socialización y la colaboración para todo proceso de crecimiento y perfeccionamiento. El trabajo individual y el trabajo en equipo son indispensables y complementarios.

La convicción de que el continuo mejoramiento individual y colectivo se produce solo a través de una constante auto-evaluación,  que resulta de una cultura de retroalimentación franca y constructiva.